Los errores más comunes en marketing online

errores comunes en marketing online o marketing digital

Hace tiempo que quería abrir un post sobre este tema. Y volveré a él de manera recurrente conforme me vaya acordando y vaya viendo, en mi día a día, de más errores a la hora de plantear o implementar estrategias de marketing online o marketing digital. De esta manera, esta lista nunca será definitiva y la iré ampliando poco a poco. Por desgracia son muchos los errores que se cometen en este mundo y esta artículo puede ser de mucha utilidad para evitar reproducir errores tontos o reproducir mantras estúpidos en nuestra propia aventura empresarial. Vamos con la lista de errores más comunes en marketing online o digital:

  • El marketing online no es lo más importante. Sí. Como lo oyes. El marketing digital es un área más en tu empresa. Incluso tan sólo es una pata más en tu estrategia de marketing empresarial. Existen una infinidad de acciones que siempre será mejor llevarlas a cabo en medios tradicionales u offline: ferias, visitas a clientes potenciales, cartelería, publicidad en radio o TV… Obviamente, depende de tu presupuesto de marketing y del público objetivo y de las metas que se pretenden alcanzar.
  • No te bases en otro caso de éxito. Forja tu propio caso de éxito. Habrás oído miles de historias de grandes marcas que empezaron siendo pequeñas y que consiguieron impulsar su marca gracias a una brillante estrategia empresarial y de marketing. Debes apuntar alto, por supuesto. Pero fija tus propios objetivos, define tus caminos para llegar a ellos y recórrelos por ti mismo. No reproduzcas las aventuras de otros. Ten en cuenta de que la mayor parte de casos de éxito se produjeron porque estas marcas encontraron un target o un público objetivo que no había sido ni descubierto ni atendido hasta ese momento.

  • Existen una infinidad de acciones que siempre será mejor llevarlas a cabo en medios tradicionales u offline: ferias, visitas a clientes potenciales, cartelería, publicidad en radio o TV…


  • No te centres exclusivamente en las métricas típicas, clásicas y tradicionales de Analytics. Los impactos, las visitas, los oorcentajes de conversión… son KPIs o métricas interesantes, pero hay que ir un poco más allá. Toda medida cuantitativa necesita una capa cualitativa. Los informes de rendimiento de campañas tienen que estar orientados a la estrategia de marketing que se haya planteado en un principio y hacia la consecución de sus objetivos. No hagas reporting por el mero hecho de hacer reporting. Ejemplos de medidas cualitativas: encuestas de satisfacción a los clientes, aspectos positivos (y negativos) de la empresa más mencionados en redes sociales, calidad de la atención al cliente percibida por el público, etc.
  • No te enfrasques sólo en una red social. Intenta estar en más de una. El público es diferente en cada una de ellas, te aportarán cosas distintas, tu empresa aprenderá a comunicarse mejor con su público objetivo y tu alcance será mayor.

  • Encuestas de satisfacción a los clientes, aspectos positivos (y negativos) de la empresa más mencionados en redes sociales, calidad de la atención al cliente percibida por el público, etc. son sólo algunos ejemplos de métricas cualitativas que también deberías vigilar.


  • Tampoco necesitas estar en todas y cada una de las redes sociales. Y mucho menos, enseñar el mismo contenido en todas. Adapta el contenido, el mensaje y las interacciones con tu público en cada red social. Cada una de ellas tiene sus “reglas no escritas” y tu marca deberá aprender a gestionarlas (y a sacar provecho en cada red).
  • No has diseñado una estrategia para tus publicaciones en el blog y, por ende, en redes sociales. ¿Qué buscas con tus publicaciones? ¿Posicionarte como líder del mercado? ¿Como experto? ¿Dar a conocer poco a poco las bondades de tu productos o servicio? ¿Promocionar nuevos productos u ofertas? Alinea tus objetivos empresariales con los de marketing y con los de plan de comunicación online.
  • No estás segmentando tu contenido. Sí, tienes claro tu público objetivo. De acuerdo. Pero seguro que dentro de este público hay distintos tipos de cliente en función de sus ingresos, costumbres, edad, sexo, preferencias, etc. Adapta y dirige tus contenidos a cada uno de estos segmentos de tu público objetivo. Tu marca lo notará.

  • ¿Qué buscas con tus publicaciones? ¿Posicionarte como líder del mercado? ¿Como experto? ¿Dar a conocer poco a poco las bondades de tu productos o servicio? ¿Promocionar nuevos productos u ofertas?


  • No tienes claro los segmentos a los que debes dirigirte. Y esto está muy relacionado con el punto anterior. Pues bien, tendrás que estudiarlos. Desgrana a tu público objetivo, investígalo. ¿Cómo son tus clientes? ¿Cómo los puedes agrupar? ¿Qué quiere cada segmento? ¿Cómo se le dicen las cosas a cada tipo de cliente y desde qué red social? No es lo mismo la manera con la que debes dirigirte a un segmento femenino de entre 35 y 45 años que a un público de ambos sexos auque muy joven e hiperconectado a las redes.
  • Dejar que el Departamento de Comunicación se haga cargo de la estrategia de marketing digital. Este error sucede en muchas empresas. La estrategia de marketing online debe ser formulada por expertos y técnicos en marketing digital junto con el Departamento de Comunicación de la compañía. Pero su ejecución debe ser implementada por los primeros. Gran parte del éxito de estas estrategias residen en que sean llevadas a cabos por auténticos especialistas.

  • Desgrana a tu público objetivo, investígalo. ¿Cómo son tus clientes? ¿Cómo los puedes agrupar? ¿Qué quiere cada segmento? ¿Cómo se le dicen las cosas a cada tipo de cliente y desde qué red social?


  • Hacer caso a un gurú del marketing online. No escuches exclusivamente a uno de ellos. Empápate del conocimiento y de la experiencia del sinfín de expertos que hay ahí fuera. Todos y cada uno tienen algo que aportar a tu compañía o tu empresa. Y después, bajo tu criterio, toma lo que más te interese y adáptalo a tu caso.